Regresa a los Artículos

September 17th, 2017

El agradecimiento puede tener un impacto positivo en tu salud

Puede que cuando piensas en salud piensas en la calidad de comida que consumes, en tu nivel de actividad física y si analizas un poco más puede que pienses en evitar el tabaco y el alcohol excesivamente por los efectos negativos que puede darte. Pero, ¿qué tanto haces una pausa y analizas en como el sentirte agradecido puede afectar tu salud?

Varios estudios indican que la práctica de la gratitud puede tener efectos dramáticos y duraderos en la vida de una persona”, dijo Robert a. Emmons, profesor de Psicología de UC Davis. Puede ayudarte a mejorar tu presión arterial, mejora la función inmune y mejora tus ciclos de sueño.

Un estudio reciente de la escuela de medicina de la Universidad de California en San Diego encontró que las personas que estaban más agradecidas en realidad tenían mejor salud cardíaca, específicamente menos inflamación y ritmos cardíacos más saludables.

Y, ¿cómo es esto posible? Te contaré un poco con una anécdota personal.

Mi esposo es de California y yo soy chapina. Al decidir que queríamos ser papás nos surgieron muchas dudas. Una de ellas fue decidir donde queríamos vivir. Analizamos los pros y contras de cada país, y aunque fue muy difícil tomar la decisión, nos decidimos por mudarnos a los Estados Unidos. Nos mudamos cuando tenía 7 meses de embarazo, así que tuve dos cambios muy fuertes al mismo tiempo, mudarme de país (lo cual implicó alejarme de mi familia) y convertirme en mamá. Los dos fueron cambios positivos, pero difíciles.

Los meses pasaron y poco a poco iba adaptándome a la vida de mamá. Sin embargo, tenía días muy duros. A pesar que con la maternidad pocos ratos se está sola, tenía días donde me sentía más sola que nunca. Mi esposo se va a trabajar y todo el día, nos quedamos Lucca y yo, sin amigas, sin mi familia cerca, lo cual me hacía sentir una soledad que nunca había experimentado.

Tenía días o semanas buenas, pero otros días o semanas no muy buenas. Hablo con mi mamá por lo menos una vez al día (a veces hasta 5 jaja) pero seguía sintiendo esa necesidad de poder decirle que iba a llegar a comer a su casa, o que fueramos a tomar un café. Tuve unos días donde me sentía muy triste, pensaba en que el siguiente día era una oportunidad para sentirme sola otra vez. Estaba pendiente del reloj esperando que llegara la hora en que llegaba mi esposo para poder platicar y sentirme acompañada. Llegó un día donde lo llamé llorando y le dije: no sé que hacer, si salgo con Lucca me siento más sola que nunca, no conozco a nadie, nadie me conoce, no me siento de aquí ni de allá y regreso al apartamento y sigo sintiéndome sola. Él preocupado se regresó a la casa y nos fuimos a comer una crepa. Me preguntaba si quería regresar a vivir a Guate pero esa no era la solución. Decidimos mudarnos porque creemos que puede ser una mejor oportunidad para Lucca.

Después de varios días triste, encerrada, sin ganas de cocinar, sin ganas de leer, sin ganas de hacer nada pensé: Bueno, tengo dos opciones; o seguir alimentando ésta tristeza y ésta soledad o salir de esto y ver el lado positivo. Empecé a leer sobre el agradecimiento, a pensar y a anotar las cosas por las cuales me siento agradecida. Fue darme cuenta que me estaba sumergiendo en un estado de tristeza por la única cosa que me hacía falta (mi familia) pero después de eso tenía todo lo que siempre había querido y el cambio fue decisión propia, fue un sacrificio por mi propia familia.

Con esto agradecí que vivimos en un lugar seguro, donde tiene lugares lindos para salir a caminar con Lucca y con una piscina para ir a nadar. Darme cuenta de esto y sentirme agradecida me llevó a activarme. Al salir a caminar me sentí agradecida por la naturaleza, sentirme sin miedo, por tener parques donde Lucca puede jugar tranquilo y donde yo puedo activarme con él. Luego agradecí por cosas básicas como tener comida cada vez que tenemos hambre, y además tenemos la oportunidad de comprar comida fresca, natural y comida que nos gusta. Así que empecé a inspirarme más en la cocina, a compartir ese tiempo de cocinar con mi esposo que a los dos nos gusta mucho y agradecí por vernos a los 3 disfrutando de una comida en la mesa juntos. Agradecí por tener la oportunidad de poder seguir trabajando a pesar que me quedo en casa con Lucca. Empecé a inspirarme con nuevas ideas en el trabajo y saqué energía para poder concentrarme en las tardes-noches cuando mi esposo llega a casa. Agradecí por el tiempo libre que podemos tener juntos, así que empecé a planificar más actividades al aire libre, ya que las disfrutamos mucho.

Poco a poco con ésta confianza que fui adquiriendo en diferentes aspectos, hice dos amigas, las cuales han hecho una gran diferencia en mi vida. El tener compañía durante el día y el tener amigos con quien compartir el fin de semana, nos llena de alegría. Además, esto me ha hecho sentir que estoy empezando a formar una vida aquí, que pertenezco y ya no me siento como una desconocida. Así que agradezco por nuestros amigos.

Agradezco también por otras cosas básicas como el apartamento que tenemos, nuestra ducha que me encanta, es un lugar donde me puedo relajar por unos minutos y me permite empezar el día con ganas.

Agradezco por mi familia en Guatemala, aunque esté lejos me sigo sintiendo parte de ellos y sus llamadas y mensajes diarios me alegran los días.

Agradezco infinitamente por mi pequeña familia. Mi esposo es mi equipo. El hecho que los dos estamos lejos de nuestras familias, nos hace muy unidos. Cuando nos peleamos, las peleas no duran porque no tiene sentido, somos él y yo así que de nada nos sirve alejarnos. En cada cambio él está ahí apoyándome. Me hace sentir que esto de ser papás no es una tarea sólo de mamá, que no es sólo la maternidad, es paternidad y esto es de los dos. Y agradezco por siempre por Lucca (tengo lágrimas en los ojos mientras escribo esto), él cambió nuestras vidas por completo, me enseñó a encontrar felicidad en los pequeños momentos, me enseñó a sentir tanto amor con tan sólo verlo sonreír. Pasan los días y siento que cada día lo quiero más, ¿cómo es esto posible? Me siento tan dichosa y afortunada de ser su mamá. Hay días donde siento menos paciencia, estoy cansada y en las noches cuando ya es hora de dormir él tiene tanta energía, se escapa desnudo riéndose para que no le ponga la pijama. Antes pensaba, porque no se puede quedar quieto y así lo visto rapidito. Luego le dio un virus y esos días en las noches no se movía, no hacía ruido, estaba tan triste. Así que ahora agradezco por su energía en las noches porque esto es un indicador que tengo un bebé sano y feliz.

Agradezco por mi salud, por mi, por poder dedicarme tiempo y cuidado para mi y así poder aprovechar de todas estas cosas positivas en mi vida.

Así que hoy…hoy fui al parque con Lucca, hicimos un picnic con alimentos que preparé con las compras del mercado del fin de semana, caminamos, nos tiramos en la grama, nos reímos, lo tiré al aire y lo vi reírse con intensidad. Y hoy al mandarle un mensaje a mi esposo, ya no fue un mensaje de tristeza hoy el mensaje fue: Babe, ya vamos de regreso, la pasamos muy alegre, estoy feliz. <3

Y así es como el ser agradecido te permite enfocarte en tantas cosas positivas que tienes en tu vida y te permite aprovecharlas llevando un mente más positiva.

¿Qué esperas? Inicia tu diario mental o escrito de agradecimiento, verás los cambios positivos que puedes lograr.

¿Por qué te sientes agradecido hoy